sábado, 27 de julio de 2013

Chuky no fue maldito

por Silvana Carsetti

En la mañana argentina, el Sanjuanino Muñoz perdió por puntos en doce vueltas frente al campeón ruso, Evgeny Gradovich, y quedó frustrado una vez mas su sueño mundial. Las tarjetas: Adalaide Byrd (Estados Unidos) 120-108, Michael Ancona (Estados Unidos) 119-109, y Jerry Jakubco 119-109 (Estados Unidos), todas para Gradovich.

Foto Top Rank

El argentino subió al ring de Macao, China con rincón mendocino y el respaldo de Miguel Diaz. Mauricio Muñoz no tuvo elementos para incomodar al Campeón y hacerse de la corona Pluma de la FIB. El ruso radicado en los Estados Unidos, reside en Oxnard, California y se entrena bajo las ordenes de Robert Garcia (en su campamento tiene a Nonito Donaire, Marcos Maidana, Brandon Rios, Mickey Garcia, Kelly Pavlik, entre otros).

Gradovich defendió con éxito el cinturón que le había ganado en marzo de este año al australiano Billy Dib en fallo dividido. Ante ¨El Chuky¨ fue intenso aunque dio espacios. Con una amplia diferencia que radicó en el trabajo constante y continuo ejecutado sobre el sanjuanino, quien físicamente posee una condición inferior que la del púgil nacido Igrim.  

Al Campeón se lo apreció con otra preparación, o mejor dicho con un historial de preparación diferente. Es difícil conseguir en cuatro meses lo que alguien trabajo por años, comió por años y se fortaleció por años. Otro nivel físico, otra nafta, otra marcha. Boxisticamente no entregó ninguna magia, inclusive considero sea el menos brillante entre muchos notables de las 126 ibras. Como los mexicanos Abner Mares, Robinson Castellanos, Jhonny Garcia, o bien Mickey Garcia, Ponce de Leon, el panameño Celestino Caballero,  el rumano Viorel Simion.

El trabajo sostenido lo realizó Gradovich y fue lo que gravito en la pelea, mientras que Muñoz solo corrigió errores defensivos respecto a otras presentaciones en argentina contra boxeadores de menor oposición.  Le falto ritmo de ataque, cantidad de golpes, construcción de combinaciones. Le sobro corazón, como siempre. Cuando lanzó no marró, aunque lo consiguió bastante poco. Y a este análisis vale completar que el argentino no cuenta con poder granítico en sus manos.  

Mientras haya tantos campeonatos , tantas entidades, habrá tantos campeones de cabotaje. Habrá Campeones como Gradovich, a puro trabajo físico,  con orden y organización. Sin brillo, sin magia, sin fuego. Uno más a la lista de aquellos que en el tiempo nos dejan solo su apellido en las estadísticas. 

Formado donde se respira boxeo todos los días,  curtiéndose entre grandes, fogueándose con las estrellas, realizó una carrera discreta y cuidada, así llego a disputar el Titulo del Mundo con el australiano Dib que tampoco es una luminaria. Gradovich, Lejos , muy lejos del rey WBC Abner Mares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada