martes, 23 de julio de 2013

Don King Comenta cambios propuestos por el COI

Informe Suljos

Deerfield Beach, Florida.- 

Don King es un americano orgulloso y promotor de la gente. "Yo soy un promotor del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, y mi magia está en mi lazos con el pueblo." 



“En interés de la gente, yo rechazo totalmente la idea de enfrentar a peleadores profesionales contra peleadores aficionados. Estoy asustado, sorprendido y horrorizado porque la AIBA y el COI podrían apoyar esta política perjudicial en contra del interés humano y el interés público. 


Aconsejo fuertemente que la AIBA y el COI dejen sus esfuerzos para atraer a los boxeadores con sus prácticas monopólicas y circunnavegar las organizaciones de boxeo y los promotores profesionales, dando a la AIBA y COI el control sobre el boxeo, sabia competencia, así como de negocios inteligentes bajo los auspicios de los llamados 'estamos haciendo lo mejor para el atleta (boxeador)”. Yo estoy esperanzado de que cambien de opinión. 

¿Por qué la AIBA y el COI, que han hecho tan magnífica labor en favor de los atletas aficionados, se someten a la villanía asociada con prácticas monopolísticas? (es decir, corrupción, la influencia política, explotaciones económicas, la restricción del comercio, la usurpación de la libertad de elección, poner en peligro la salud, escándalo público, y vergüenza). 


El primer elemento de su misión dice: 
Fomentar y apoyar la promoción de la ética en el deporte y la educación de la juventud a través del deporte y dedicar sus esfuerzos a garantizar que, en el deporte, el espíritu del juego limpio prevalezca y la violencia quede prohibida.  


Y continúa con: 
• Fomentar y apoyar las medidas de protección de la salud de los atletas; 
• Oponerse a todo abuso político o comercial del deporte y de los atletas; 
• Fomentar y apoyar los esfuerzos de las organizaciones deportivas y las autoridades públicas para proveer para el futuro social y profesional [ÉNFASIS AGREGADO] de los atletas; 
Esta declaración humanamente sensible, y fundamentalmente de apoyo, dedicado a la promoción, la educación, la salud y el espíritu de juego limpio en nuestra juventud, que es la esencia de la meta olímpica, está totalmente en contradicción y violada por esta política atroz. 
"Estoy muy preocupado por la expropiación de los participantes en los Juegos Olímpicos por la AIBA. Su política de exigir que los participantes firmen contratos profesionales exclusivos con AIBA con el fin de participar en los Juegos Olímpicos equivale a monopolio, a coerción y restricción del comercio. ¿Dónde está la equidad en quitarle el derecho fundamental de elegir y ordenar que el fin de participar en los Juegos Olímpicos de los participantes deben firmar un contrato exclusivo de por vida con la AIBA en oposición a la exploración de cualquiera y todas las oportunidades disponibles? " 


La participación olímpica es un sueño hecho realidad para tantos jóvenes talentosos atletas aficionados de todo el mundo, que no tienen la capacidad o la madurez para tomar decisiones adultas sobre sus carreras profesionales a su tierna edad. Ellos aspiran a representar a su país, a estar en el podio olímpico, y recibir una Honorable medalla olímpica para llevar a casa. 


La AIBA y el COI, durante el siglo pasado, han tenido una misión de supervisar boxeadores aficionados en materia de seguridad, la ética, el honor y el espíritu del juego limpio, la prohibición de la violencia. Ahora, hoy, por desgracia, la nueva política de la AIBA es totalmente contraria a la integridad de la misión del siglo pasado. Si bien se acepta en deportes de equipo como básquetbol y fútbol, los profesionales y amateurs que compiten entre sí y con otros equipos, como mucho, puede dar lugar a la sorpresa, amateurs superando alos profesionales, o en el peor de los casos, se puede dar lugar a un embarazoso resultado de los profesionales sobre los amateurs. Pero en el boxeo, es hombre contra hombre. No hay revés, y esto puede tener graves implicaciones: un boxeador profesional que enfrente un boxeador amateur elimina toda seguridad, y contradice absolutamente el edicto de prohibición de la violencia mediante la promoción de la violencia, lo que podría dar lugar a una conclusión de la carrera con lesiones, parálisis o inclusive, la muerte. 


Don King no está solo en su posición. Según el Dr. Allan Fields, quien es médico de ring, uno de los médicos más reconocidos certificados en el mundo, dice: "Esto es ridículo! Simplemente por definición, un amateur es aquel que se dedica a una actividad o un estudio o una ciencia para un deporte, lo hace como pasatiempo y no una profesión. Por otro lado, un profesional, por definición, es un experto con experiencia de gran talento, que recibe dinero y lo hace para ganarse la vida. "Dr. Fields continúa:" Estás alterando el equilibrio si se deja una pelea de una persona con mucha experiencia contra un amateur, quien ciertamente no es un profesional y le falta experiencia. Por lo tanto, primera regla del COI se rompe, la cual es la seguridad de los combatientes. No se puede garantizar la seguridad de un boxeador si se coloca un boxeador profesional en el ring con un peleador amateur. A fin de tratar de igualar la balanza, debe ser un profesional frente a otro profesional en los Juegos Olímpicos. Pero con ello, ya no serian Juegos Olímpicos, sino sólo otro espectáculo de boxeo "Dr. Fields es también el vicepresidente de la Asociación de Profesionales de Médicos de Ring y uno de sus fundadores, miembro y asesor médico de la Florida Boxing Hall of Fame, ex presidente del Consejo Médico Asesor de la Comisión Atlética de Florida, el Jefe Médico de la Federación Internacional de Kickboxing, y el Jefe Médico de la Florida Gold Coast Boxing and Martial Arts.


Don King concluye: "Una vez más, inisto encarecidamente a la AIBA y al COI en prestar atención a la sabiduría de la Honorable Lord Acton:" El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente! "Esta política no sólo es inverosímil, sino que es inmoral, perjudicial y muy peligrosa! "

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada