lunes, 29 de julio de 2013

KOn el dolor de perder como en los penales

por Silvana Carsetti
¨Hay una forma de fracasar, y es agradando a todo el mundo¨ WA

Diego Chaves tuvo todo para ganar, pero perdió. Perdió el invicto, el cinturón y perdió por knock out en suelo americano ante un discreto Thurman. 
En San Antonio, Texas - Sábado 27 de Julio
El dominio absoluto inicial que impuso Chaves en la pelea con Thurman, sorprendió al propio púgil argentino, y ante tamaño liderazgo fue perdiendo personalidad en la ley del dominado y dominador, en lo que era la segunda defensa Mundial WBA interina welter del boxeador fanatico de Velez, y que quedó en manos del estadounidense por KO efectivo en la décima vuelta.
El plan de pelea estaba entendido, así lo manifestaron una y otra vez antes del combate ¨Los Chaves¨ , que hasta el hartazgo sentenciaron que iban a dominar en los primeros 4 o 5 asaltos desde el centro del ring, y luego empezar a trabajar. Y fue casi todo lo que sucedió en el inicio.
¨La Joya¨ como protagonista, ordenado, con lectura, veloz y prudente. Discreto en los envíos, austero a la hora de atacar y no prenderse a intercambiar golpes desde el minuto uno. La premisa estaba clara y todo eso paso; todo eso Diego Chaves lo hizo bien, y además se lo vio mucho mas rápido, mas fino, y mas concentrado que en la suma de todas sus peleas en el campo de cabotaje, todo hasta la primera mitad del combate.
También sorprendió la actitud de Thurman, lejos de aquel que vimos en sus 20 peleas previas, en donde avanzaba y atacaba ferozmente sin medida, sin prisa, sin pausa. Esta vez al ring de San Antonio, se subió un correcto boxeador, económico, respetuoso del Campeón y menos ambicioso de que costumbre.
Con Thurman amainado, y Chaves leyendo correctamente la pelea, solo había que tomar el combate por las astas y golpear de otra manera. Caminos, anexos, atajos, claros y vías que el americano ofrecía, debieron ser destino de los golpes que en teoría iban a venir. Y que llegaron  muy pocos.
Hay un momento en las peleas de campeonato, que no es -sine qua non- que sea el mismo tiempo en todos los combates, pero ese quiebre sí existe siempre, en donde es vital imponerse. A veces la técnica no es condición inexorable, ni la potencia es absoluta, solo hay que ponerse los pantalones del Campeón.
Se alternaron los asaltos desde el quinto en adelante, y aunque tuve a Diego Chaves arriba en las tarjetas, su boxeo nunca terminó de ponerle un freno al retador para restarle confianza y deteriorar sus ilusiones.
Considero que Diego Chaves no termino de hacerse cargo que era el dueño del cinturón y tenia que al menos, de no poder ganar, enamorar al publico americano. Concepto que él afirmo a esta periodista en una entrevista mano a mano antes de viajar a Texas,  ¨Me voy a sentir Campeón el día que le gane a Thurman¨.
El norteamericano evidenció que al argentino le falto la segunda mitad del plan. El Team Chaves había ganado el espacio, el terreno, pero debieron llegar ideas para sumar golpes.
Cuando a un púgil no lo invade la creatividad en el mismo transcurrir del pleito, allí debe estar la voz del rincón, como tu propia voz, la que le diga que hacer. Lejos de los retos, gritos, reclamos e insultos.
Mas de uno va a decir que este concepto no es terreno competente para mi comentario. Pero al análisis de esta analista, no me permito pasar por alto tremenda impresión y haciendo un paralelismo con el fútbol, parecía un equipo con absoluta posesión del balón sin saber que hacer con la pelota.
No juzgo ni critico, ni mal ni bien, la preparación que haya realizado Diego Chaves para esta pelea. Principalmente porque no la presencie. Pero sí dije, que lo vi en su mejor performance, en cuanto a lo físico y su esgrima. Pero a esos elementos les faltó la estrategia, o si usted prefiere las IDEAS. Herramienta superlativa para ganar un Titulo del Mundo cuando hay paridad de argumentos boxisticos sobre el ring por parte de ambos púgiles. Y es el caso de esta pelea.
La mano izquierda que se hundió en el hígado de Chaves, lamentablemente ocurrió en un buen pasaje de pelea del argentino, adjudicándose el 8vo asalto y ganando en el 9no.
Dicen que son golpes que no hay abdominal que los aguante. Pero hubieron muchos guapos que se doblegaron a esa suerte...
Chaves, con entereza se paró, se ocupo de utilizar toda la cuenta para ponerse de pié y hacer pasar el round.
Sobraron muchos retos en el rincón argentino y faltaron definiciones técnicas, tácticas y aliento, para contener al boxeador de San Miguel, que se lo vio ya ido de combate en el minuto de descanso.
Amaneciendo el décimo asalto, ante el primer ataque de estadounidense, el argentino puso rodilla en tierra otra vez y se termino el duelo. La cuenta del arbitro Luis Pabon llego a diez y Estados Unidos tiene a ¨One Time¨ como nuevo rey de las 147 libras.  Y de esta manera la categoría vedette es absolutamente dominada por norteamericana. (Devon Alexander IBF, Timothy Bradley WBO, Adrien Broner WBA, Keith Thurman WBA, y el rey Floyd Mayweather WBC) 
Miles de sensaciones arrojaron esta derrota, con sabor mas amargo que el mate norteño, con el nudo en la garganta de impotencia similar a perder con un gol de oro en el alargue. Y duele mas cuando se sabe que hay condiciones técnicas, físicas y capacidades diversas para desempeñarse en el primer nivel.
En la pelea mas importante de su vida, ganar no era lo trascendente, pero si conquistar al pretencioso publico americano. Ávido de guerras en el ring. Y estimo no se consiguió. Una experiencia que de saber capitalizarla, asumirla y asimilarla, se deberían tomar decisiones importantes y difíciles si es que se pretende que el apellido CHAVES se mezcle entre los MAIDANA, MARTINEZ, MATTHYSSE, Campeones o no, que aprendieron a jugar desde hace rato en el mercado mas taquillero y seductor del mundo de pugilismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada